El Poder, una bestia magnifica de Michel Foucault para descargar en PDF - Laberintos del Tiempo

El Poder, una bestia magnifica de Michel Foucault para descargar en PDF

Hoy en Laberintos del Tiempo, les traigo el libro de Michel Foucault "El Poder, una bestia magnifica".  
Dividido en tres partes que reflejan los tópicos que acompañaron su etapa más fructífera, interesada en la microfísica del poder, la gobernabilidad y en los instrumentos por los que el sujeto se construyó a sí mismo a lo largo del tiempo, los textos y las entrevistas reunidas nos llevan del año 1971 a 1982. La primera parte nos ofrece la oportunidad de introducirnos a la imagen que Foucault concibió sobre las relaciones de poder; como mecanismos, mucho más amplios que el mero aparato jurídico y legal, los cuales se ejercen mediante procedimientos de dominación, que van desde la vigilancia, el examen y la distribución en el espacio, que buscan una relación de docilidad-utilidad economizando las formas de expresión de ese poder, haciéndolo menos visible y por tanto más difícil de combatir. Estas expresiones y procedimientos pueden estar introducidos tanto en instituciones aparentemente neutras o libres de finalidades políticas como son la universidad y el manicomio, pero también en distintas relaciones sociales comunes como son la del maestro-alumno o la del padre-hijo, dejando de manifiesto que el poder no se posee, solamente se ejerce.

En la misma sección, dilucidamos su propia concepción de la historia considerada la acumulación del discurso de los vencedores en contraposición al silencio de los vencidos. A la que supo contraponer una “contra historia”, más combativa, la cual consistía en hacer hablar a toda clase de experiencias silenciadas por un discurso oficial, prestar oídos a los afásicos, los excluidos y los moribundos. En esta característica descansaría, sin duda, los análisis, realizados en esta edición, sobre los movimientos de su época entre los que anotamos el activismo de los grupos feminista y la lucha por el reconocimiento de los homosexuales.

La segundo parte está dedicada exclusivamente a un tema que acompañaría a Foucault hasta sus últimos días, nos referimos al tema de la prisión. Destacan los escritos producidos por el Grupo de Información sobre las Prisiones, ampliamente documentado y apoyado por el filósofo. Además, presenta una crítica bastante dura sobre dichas instituciones que se han dedicado a separar dos mundos de hombres: por un lado el de los “ciudadanos” con libertades y derechos por el otro el de los “excluidos”, siempre bajo formas de control, vigilancia y ortopedia social.

Se destaca la importancia de la arquitectura panóptica, postulada por Jeremy Bentham, que consistía en un ambicioso proyecto de prisión con una torre central que debía vigilar toda una serie de celdas dispuestas en forma circular a contraluz que hacían imposible observar al vigilante y que en términos más profundos desaparecía al poder y lo diluía en la infinita multiplicidad de su mirada única y constante. Este modelo arquitectónico posteriormente sería utilizado para cualquier estructura de la nueva sociedad disciplinaria (según Foucault, todavía presente en nuestros días) en sus ansías de mantener el cuerpo social en un estado de control, catalogación y sometimiento absoluto. En la actualidad podemos observar la naturalización de las técnicas disciplinarias, por medio de cámaras en las vías más importantes de las ciudades, los retenes policiacos y el espionaje virtual.

La última sección toca el tema de la vida y la ciencia, inquietudes que innegablemente vinculan su obra con los grandes historiadores de la ciencia (entre ellos Georges Canguilhem), y su incansable búsqueda de problematización de los discursos de la verdad y los conceptos en las ciencias humanas. Aunque es la parte más, corta podemos rescatar sus fundamentales planteamientos sobre el proceso de consolidación de una política de la salud entre los siglos XVIII y XIX. A través del estudio de la medicalización de todas las instancias de la vida como la sexualidad, la infancia y la vejez, nos demuestra cómo las ciencias, irónicamente nombradas humanistas, han jugado un papel importante en la construcción de las formas de control más minuciosas, expresadas en códigos sanitarios, tiempos de epidemia, entre muchas otras.

Del mismo modo, al explicar el desarrollo del pensamiento médico y su revolución propiciada por la instauración del método clínico y la bacteriología, nos demuestra que la historia de las ideas va más allá de la acumulación de datos y conceptos que parecen señalar desarrollos lógicos y ascendentes del conocimiento. Al contrario, son procesos de quiebres, proyectos fallidos y de experimentación, en los que sociedades científicas, instituciones como las escuelas y hospitales aparecen como centros de generación y confrontación de saberes sobre las enfermedades y los sujetos.

Aquí les dejo el link de la descarga:

El Poder, una bestia magnifica - descargar

No se Olviden Comentar y Compartir en las redes Sociales!

Saludos desde Venezuela!


Deja tu Comentario!
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

2 comentarios:

Gracias por tus comentarios

Con la tecnología de Blogger.